Etienne Drapeau

«Después de esta segunda etapa del Trophée Roses des Andes, me inmergí en un atmosfera que me era hasta ahora desconocida y que me conmociono. Nunca participe en un rally y Argentina era una bella desconocida para mí. He viajado bastante pero nunca he visto paisajes de esta categoría: todo es inmenso, los paisajes son increíbles, ¡nunca he visto un panorama tan bello! Cuando llegue a San Antonio de los Cobres, este pequeño pueblo situado en el medio de la nada, en la tarde, sentí inmediatamente, sobre todo al descubrir la escuela, que algo muy particular iba a pasar. Y durante el espectáculo ofrecido por los niños, sus bailes y sus costumbres, me sumergí en una emoción intensa. Es más allá de la felicidad: esta noche me siento agradecido y me doy cuenta que tengo mucha suerte de poder estar aquí. Y todavía esto no ha acabado…»